Paris. Ciudad del amor y la cultura. Unica e inimitable. Burghesa y aristrocratica. Antigua y moderna. Dicen de ella que una vez conocida no se olvida más. Paris es igual y al mismo tiempo distinta. Para quien visita Paris por primera vez los barrios absolutamente para no perderse son Ile St. Louis y Ile de la Cité, el corazón mas antiguo de la ciudad, donde merecen una parada: Notre Dame, la esplendida catedral gotica, y la Sainte Chappelle. Para no perderse es también el Marais, con sus palacios, sus plazas (celebrisima la de la Bastiglia) y tantos museos. Sobre la riviera derecha del Sena, dominado por modernos Forum des Halles (antiguo mercato alimentario, hoy gran centro comercial) y centre Pompidou (donde está el museo de arte moderno), está el Beaubourg, barrio siempre lleno de turistas. Y también Tuilleries con el celebre e inmenso museo del Louvre; St. Germain des Prés, sobre la riviera izquierda del Sena; el barrio Latino con la Sorbona (una de la universidades más antigua) y el Panteon, Montparnasse, la Tour Eiffel, la larga avenida de los Champs Elysées ( desde Place de la Concorde a Place de L'Etoile), la Opera, Pigalle con el Moulin Rouge (el cabaret famoso por sus bailarinas) y Montmartre, celebre barrio de artistas.