En Venecia luz y agua se mezclan creando una magia, todos los límites se confunden: entre sueño y realidad, entre presente y pasado... Venecia es una ciudad única, con una arquitectura distinta de la de otras ciudades, nacida de situaciones y de exigencias históricas especiales que han determinado un espacio urbano excepcional en el cual es el agua la que hace el papel de protagonista. No es pues una ciudad museo, sino una auténtica ciudad de agua condicionada en todos sus aspectos por el mar en ese ambiente original que es la laguna. La Venecia actual ocupa un área de 7 kmq aproximadamente, distribuida en 118 islitas, entre las cuales San Giorgio y la Giudecca, unidas por 418 puentes y divididas por 160 canales. La ciudad está dividida en vertientes: Cannaregio, San Marco y Castello en la orilla izquierda del Canal Grande; Santa Croce, San Polo y Dorsoduro en la orilla derecha.